Experiencia con Iltre. Sr. Notario

Mi amo estuvo el otro día en una notaría con motivo de una herencia y como en veces anteriores, su experiencia le reafirmó en lo que piensa de los notarios, esa raza superior con tratamiento especial, el “nota” en este caso.

Al llegar a la notaría, le entregan un borrador de lo que el nota va a leer para que se comunique cualquier dato erróneo, cosa que se comunica al administrativo. 

A la hora de la verdad, o sea, una hora y pico después de la cita concertada, por fin entran y el notario empieza a ganarse lo que cobra y mi amo a cuestionarse si lo merece:

– Las correcciones indicadas no habían sido realizadas (¿era un trámite para entretener al personal mientras despachaba con otros clientes?)

– Falta documentación a adjuntar a la escritura que por lo visto, hasta ese mismo momento NADIE ha tenido tiempo para revisar y comprobar.

Pero lo mejor de todo es el prepostre y el postre: después de firmar, el nota se levanta y sale de la sala, nos quedamos todos pensando que había salido por alguna razón y que volvería cuando a los 10 minutos aparece una empleada para comunicarnos que ya nos podíamos ir, que todo había acabado. ¡SE HA MARCHADO SIN DECIR NI BUENAS TARDES! ¿Con tanto estudiar se le olvidaron las mínimas normas de educación?

Esto sería el prepostre, porque después de recoger la copia simple y leerla, te das cuenta que este gran profesional NO HA LEÍDO ÍNTEGRAMENTE la escritura cuando precisamente en ella se afirma que el notario LEE INTEGRAMENTE Y EN VOZ ALTA.

En este caso, que era una herencia, la implicación tiene consecuencias ya que había un apartado donde se aseveraba por los presentes que no existían otros bienes distintos de los descritos: vamos, que uno de los herederos no había sacado cuadros o joyas de la casa de la fallecida… ¡cosa que mi amo tenía constancia y aunque no iba a montar el pollo sí pensaba mirar a la cara a los buitres carroñeros que habían obrado así. Como uno de esos buitres, era el que se había encargado de la gestión, ¿puede que le dijera al notario que no leyera esa parte y se centrara en lo fundamental?

Hace poco me comentaron otro caso donde esa omisión de leer íntegramente la escritura ha traído consecuencias: escritura de hipoteca, el notario deja sin leer una parte donde pone que el interés es tanto más euribor pero SIEMPRE QUE ESE TIPO NO SEA INFERIOR A TANTO.

O sea, que piensas que tienes una hipoteca de Euribor + 0,70 por ejemplo, pero ahora resulta que ahora está bajo el euribor y se te queda el interés al 2 no se cuantos, el banco te dice que hay una claúsula que el interés no puede ser inferior al 3,00. Claúsula que al nota se le pasó no sólo leer, sino comentarte, ¿o es que una de sus labores no era asesorarte sobre tus derechos e implicaciones de lo que se está firmando?

Ahora bien, en el momento del pago, no se olvida de salir corriendo de allí no sea que sus ilustrísimos ojos vean pagos en dinero negro y es  que «de lo que hagan el comprador y el vendedor fuera de nuestra presencia, no tenemos constancia» explican los notarios.

Anuncios

6 Responses to Experiencia con Iltre. Sr. Notario

  1. CaReTo dice:

    Cuando dices “mi amo”…

    ¿te refieres al hombre para el que trabajas?

    ¿o acaso es que te tiene esclavizado?

  2. […] Soy una vaca de peluche, y qué?   Experiencia con Iltre. Sr. Notario Mi amo estuvo el otro día en una notaría con motivo de una herencia y como en veces anteriores, su experiencia le reafirmó en lo que piensa de los notarios, esa raza superior con tratamiento especial, el “nota” en este caso. Al llegar a la notaría, le entregan un borrador de lo que el nota va a leer para que se comunique cualquier dato erróneo, cosa que se comunica al administrativo. A la hora de la verdad, o sea, una hora y pico después de la cita concertada, por fin entran y el notario empieza a ganarse lo que cobra y mi amo a cuestionarse si lo merece: – Las correcciones indicadas no habían sido realizadas (¿era un trámite para entretener al personal mientras despachaba con otros clientes?) – Falta documentación a adjuntar a la escritura que por lo visto, hasta ese mismo momento NADIE ha tenido tiempo para revisar y comprobar. Pero lo mejor de todo es el prepostre y el postre: después de firmar, el nota se levanta y sale de la sala, nos quedamos todos pensando que había salido por alguna razón y que volvería cuando a los 10 minutos aparece una empleada para comunicarnos que ya nos podíamos ir, que todo había acabado. ¡SE HA MARCHADO SIN DECIR NI BUENAS TARDES! ¿Con tanto estudiar se le olvidaron las mínimas normas de educación? Esto sería el prepostre, porque después de recoger la copia simple y leerla, te das cuenta que este gran profesional NO HA LEÍDO ÍNTEGRAMENTE la escritura cuando precisamente en ella se afirma que el notario LEE INTEGRAMENTE Y EN VOZ ALTA. En este caso, que era una herencia, la implicación tiene consecuencias ya que había un apartado donde se aseveraba por los presentes que no existían otros bienes distintos de los descritos: vamos, que uno de los herederos no había sacado cuadros o joyas de la casa de la fallecida… ¡cosa que mi amo tenía constancia y aunque no iba a montar el pollo sí pensaba mirar a la cara a los buitres carroñeros que habían obrado así. Como uno de esos buitres, era el que se había encargado de la gestión, ¿puede que le dijera al notario que no leyera esa parte y se centrara en lo fundamental? Hace poco me comentaron otro caso donde esa omisión de leer íntegramente la escritura ha traído consecuencias: escritura de hipoteca, el notario deja sin leer una parte donde pone que el interés es tanto más euribor pero SIEMPRE QUE ESE TIPO NO SEA INFERIOR A TANTO. O sea, que piensas que tienes una hipoteca de Euribor + 0,70 por ejemplo, pero ahora resulta que ahora está bajo el euribor y se te queda el interés al 2 no se cuantos, el banco te dice que hay una claúsula que el interés no puede ser inferior al 3,00. Claúsula que al nota se le pasó no sólo leer, sino comentarte, ¿o es que una de sus labores no era asesorarte sobre tus derechos e implicaciones de lo que se está firmando? Ahora bien, en el momento del pago, no se olvida de salir corriendo de allí no sea que sus ilustrísimos ojos vean pagos en dinero negro y es  que «de lo que hagan el comprador y el vendedor fuera de nuestra presencia, no tenemos constancia» explican los notarios. https://amalaleche.wordpress.com/2009/08/14/experiencia-con-iltre-sr-notario/ […]

  3. OIRATON dice:

    Soy un notario de peluche.
    El que haya compañeros que descuiden su trabajo no significa que todos seamos así. Las generalizaciones siempre son malas.
    Y aunque no te lo creas, te aseguro que lo que hacemos funciona y que no resultamos tan caros como te parece.
    Cuando quieras te lo demuestro.

    • bornin74 dice:

      Gracias por comentar. Mi intención no era generalizar sino hablar de casos que he vivido de cerca y estoy de acuerdo en que las generalizaciones son malas (comprenderás que no iba a publicar los nombres de los notarios…). No hace falta que me demuestres nada porque no pongo en duda de que tú leas íntegramente los documentos, que asesores diligentemente sobre las cláusulas suelo de las escrituras de hipoteca, que no te salgas de la sala cuando se pague en negro, que tu personal o tú haya revisado muy bien la documentación antes de entrar o citar al personal, que pongas en práctica las mínimas normas de educación y que por supuesto, te ganes las justas tarifas de tus servicios.

      Un saludo.

  4. OIRATON dice:

    Muchas gracias por leer y responder al post, cosa que no suelen hacer en todos los blogs. Aceptadas las explicaciones. Un saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: